Bon appétit!

Julia Child con el Chef Bugnard, en el Cordon Bleu

En un vuelo de Lima a Buenos Aires vi Julie and Julia, y, aunque me la imaginaba entretenida, me gustó más de lo que pensaba. Me gustó por varias razones: porque habla de las historias de dos mujeres en distintas épocas y la influencia que una tuvo en la otra, y la manera como la cocina influyó en ambas; porque me despertó el interés que nunca he tenido en la cocina; porque muestran, aunque de lado y sólo para aquellos a los que nos interesa la edición, la historia de cómo una editora dio con un gran libro que se convirtió en un longseller y clásico de los libros de cocina (Mastering The Art of French Cooking); porque muestra cómo Julie, a través de un blog, le abre su mundo a miles y miles de personas que están dispuestas a leer; porque dice que la mantequilla es uno de los mejores inventos y estoy de acuerdo; porque muestra unos bellos paisajes de Francia y la manera como Julia se siente en casa en un país extranjero, en una ciudad específica: París; y, sobre todo, porque hace ver que la comida puede hacer todos nuestros días especiales.

Por todo eso quedé con la idea plantada en la cabeza de aprender a cocinar y a conseguir recetas y a aprender a disfrutar de la cocina, que poco me gusta. Y, además, me dio curiosidad de hojear el famoso libro Mastering The Art of French Cooking, de Julia Child. Pues hace un par de semanas o un poco más, vi en una librería otro libro de ella, My Life In France, y leí el prólogo: me pareció adorable, por la honestidad de sus palabras y la emoción con la que cuenta esa época tan feliz de su vida en Francia. Unos días después, recibí My Life in France como regalo de cumpleaños.

Estoy leyendo el libro lentamente, cuando me quedan momentos en que no llego tan cansada de trabajar, o a veces cuando leo en taxis. El libro narra cómo Julia Child llegó a descubrir su vocación casi a los cuarenta años, cuando fue consciente de que  la comida, comer y todo lo que estaba atado al mundo de la cocina le apasionaban. Justamente eso es lo que me atrajo del libro: la historia de esta mujer que era esposa de un diplomático y pasa a ser una incansable chef al encontrar su vocación y seguirla con una determinación admirable. Es una de esas historias que lo ponen a uno a pensar y a llenarse de energías para seguir su propia vocación. ¡A comer!